A casi 3 horas de vuelo desde Barcelona (vuelos directos con Vueling y Norwegian) Copenhague se presenta mágica, fría en su clima pero cálida en su vida.La capital de Dinamarca cuenta con más de medio millón de habitantes y sus calles desprenden modernidad y melancolía al mismo tiempo.

Un fin de semana es suficiente para hacerse una idea de la ciudad. Evidentemente quien quiera vivir con más profundidad esta ciudad deberá destinar más días a su viaje, pero su principal ventaja es que los puntos de interés distan poco entre sí.

El alojamiento resulta un tanto caro si queremos estar al centro, pero si conseguimos alguna habitación cerca de la Estación Central (Kobenhavns Hovedbanegard) no necesitaremos transporte alguno para llegar a los lugares más interesantes.

En Copenhague se pueden ver cosas curiosas: la bicicleta es uno de los medios de transporte más utilizados en la ciudad ya que moverse en coche resulta algo molesto debido a los altos precios de las zonas de aparcamientos (cerrado y zonas azules). El cartel del Mc Donald’s es amarillo, al contrario que en España y en muchos otros países, que es rojo.

Es habitual ver por sus calles puestos que venden zumos, frutas y plantas y flores.

– Calle Stroget: es la calle más comercial de la ciudad. Es peatonal y en ella se afincan las marcas más internacionales. Eso sí, a precios de marca internacional y en Copenhague.

– La Sirenita: es la estatua más conocida de la ciudad de Copenhague. Se encuentra en el parque de Langelinie, en la bahía del puerto de Copenhague. Su escultor se inspiró en el cuento de hadas de “La Sirenita” de Andersen.  La leyenda cuenta que un pescador de la ciudad sucumbió a los cantos de la sirena y desde entonces la sirena renunció a la inmortalidad a cambio de tener el aspecto de una mujer y de esa forma conseguir el amor de su príncipe. La Sirenita ha sido el blanco de algunas gamberradas y actos vandálicos. Aún así, la ciudad se esfuerza que siempre esté lista para ser fotografíada por los turistas.

Parque de atracciones Tívoli: es el segundo parque de atracciones más antinguo de Dinamarca. El parque combina actividades culturales y recreativas. El Tívoli es un parque para mayores y pequeños. Si bien las atracciones están pensadas para los niños también hay numerosos sitios donde casi todas las tardes de Sábado se reúnen escuelas infantiles de música y hacen audiciones al aire libre, lo que hace que padres, hermanos, tíos y abuelos se reúnan. Al contrario que otros parques de atracciones el Tívoli es un parque intergeneracional, ideal para ir con toda la familia. El Tívoli conserva un aire romántico pero también es capaz de incorporar elementos modernos. En verano (desde mediados de abril a finales de Septiembre) son numerosos los conciertos que se realizan, así como espectáculos con fuegos artificiales.

– Ciudad libre de Christiania: es un barrio autogobernado formado por casi un millar de personas. El lugar que ocupa Cristiania era un terreno abandonado por los militares. Sus inicios, en 1970 tenían un espíritu libre, basado en una comunidad que quería vivir de una manera diferente a los sistemas establecidos hasta la fecha. Sus habitantes se regentan por leyes propias y no pagan impuestos. También se permite el consumo y venta de drogas blandas.

Cuando me explicaron en la carrera su filosofía me llamó mucho la atención: todo se autogestionaba y se establecía una ayuda mutua entre sus habitantes. Eso tuvo que ser en la década de los 70, ya que personalmente me dio la impresión que vivían de los mercados de artesanía y la venta de marihuana y hachís, donde en las entradas de las casas se pueden leer carteles con las variedades y aromas que venden. Eso sí, personalmente me dio la sensación que muchos de sus habitantes eran consumidores habituales y que es difícil encontrar esa filosofía inicial. Aún así, merece muchísimo conocer esta zona de la ciudad ya que se organizan muchísimas exposiciones, conferencias y conciertos. Cuidado, pues no se permiten hacer fotografías ni grabar vídeos.

– Iglesia de nuestro Salvador (Vor Frelsers Kirke): es una de las construcciones más representativas de Copenhague. Es del siglo XVII y de estilo barroco, pero lo que hace realmente interesante a esta iglesia es la forma de su torre y es que para subir a ella primero hará falta superar unas escalera interior y luego por una angosta escalera exterior en espiral que rodea la aguja de la torre, que está coronada por una esfera dorada sobre la cual se alza una figura de Cristo.

– Ópera de Copenhague: es un moderno edificio inaugurado en 2005 que se sitúa en una isla frente al puerto de la ciudad. Consta de 2 salas: una con capacidad para 1500 personas y la de cámara para 200.

– Canal – Puerto de Nyhavn: es sin duda una de los canales de las tierras del norte más fotografíados del mundo. Las casas con las fachadas de colores hacen de este paseo una auténtica delicia. Los colores rojo, azul, amarillo… se reflejan en el agua del canal y se combinan con las embarcaciones de diferentes formas, colores y tamaños. Ambas riberas están repletas de hoteles, cafeterías y restaurantes.

No obstante también existen otros lugares interesantes como la iglesia de mármol (la encontrareis de camino a La Sirenita si vais bordeando la bahía) y curiosidades sobre la vida de la ciudad como por ejemplo el alquiler gratuíto de las bicicletas públicas, donde por 20 DKK puedes coger una bicicleta y cuando la devuelvas podrás recuperar la moneda (un sistema igual al de los carros de la compra de las grandes superficies).

Copenhague es caro. Pero es que también lo son el resto de países nórdicos. Para aquellos que no tengais problemas siempre podeis probar los arenques ahumados o cualquier plato de pescado, muy relacionado con su tradición marítima. De todas maneras comer barato en Copenhague es posible (dejando a parte las siempre recurrentes hamburgueserías) ya que existen multitud de puestos de comida en la calle. No dejeis de probar la típica rodepolser, una riquísima salchicha roja asada.

Merece la pena también poder pasear por el barrio de Cristianshavn, un barrio lleno de canales donde muchísima gente vive en los barcos amarrados. Para ello lo mejor es poder comprar unos tiquets en cualquier de las numerosas empresas de paseos por la bahía que salen desde el canal de la calle Nyhavn.

Datos prácticos

Parque de atracciones del Tívoli

Dirección: Vesterbrogade 3

Cómo llegar:

El parque de atracciones Tívoli se encuentra a pocos metros caminando del Ayuntamiento. En transporte público se puede llegar con los autobuses 10, 15, 30, 66, 2A, 5A, 250S y el CityCirkel.

Horarios: la apertura se realiza a las 11 de la mañana. Es recomendable llegar antes para comprar las entradas, ya que sobre todo los Domingos se hacen largas colas para entrar. El horario de cierre es diferente según la época del año y difiere de los días entre semana y los Viernes y Sábado por la noche.

El calendario de verano empieza el 15 de Abril y se alarga hasta el 26 de Septiembre.

El calendario de Halloween empieza el 15 de Octubre y finaliza el 24 de Octubre.

El calendario de Navidad se inicia el 12 de Noviembre y acaba el 30 de Diciembre.

El parque permanece cerrado los días 24 y 25 de Diciembre.

Precios: la entrada general de adultos (a partir de 12 años) cuesta 95 coronas danesas (DKK).

La entrada general para niños de 3 a 11 años cuesta 50 DKK. La entrada para niños menores de 2 años es gratuíta.

Existe también una entrada para montar en las atracciones: los adultos pagan 205 DKK y los niños 170 DKK. Esta entrada sale a cuenta si se piensa subir a muchas atracciones.

Si se compra una entrada general y después se quiere subir en alguna atracción se pueden comprar tiquets sueltos. Cada atracción cuesta 1, 2, 3 o 4 tiquets en función de la atracción en sí. Es parecido a comprar fichas. Cada atracción es diferente, las que van destinadas a niños pequeños (carrusel, tiovivo, noria infantil…) suelen costar 1 o 2 tiquets. Las atracciones más grandes suelen costar 2, 3 y 4 tiquets. El precio de cada tiquet es de 25 DKK.

Existen abonos de temporada con importantes descuentos para ir al parque tantas veces como se desee. También existen descuentos para grupos organizados.

Página web: http://www.tivoli.dk

Ciudad libre de Christiania

Cómo llegar: se puede llegar a través de la parada de metro de Christianshavn.

 

¿Te ha gustado esta guía? Compártela!!


There is no ads to display, Please add some