Campaña Yes We can

Campaña Yes We can

Detrás de Barack Obama hay márketing, mucho márketing. El caso suele ser presentado en cualquier máster de comunicación por pocas horas de contenido que tenga. Es un caso de éxito, de un hombre hecho a sí mismo.

Barack Obama llegó al poder el año 2008 cuando en unas primarias desbancó a la candidata Hillary Clinton. Inteligentemente la situó como Secretaria de Estado para sumar en el partido demócrata y no dividir a los supporters de cada candidato.

Sin querer caer en dar lecciones de nada, propongo un pequeño resumen de todo aquello que envuelve la marca Obama y del puro márketing que funciona prácticamente como un reloj suizo, así que vamos a descomponer en pequeñas piezas la construcción de algo más que una imagen: la marca Obama.

 

Esperanza en los carteles electorales

Esperanza en los carteles electorales

Esperanza: Obama se presentó como una esperanza a colectivos que poco o nada se habían tenido en cuenta en otras elecciones (en Estados Unidos para votar hay que solicitar previamente figurar en un censo electoral). Los 8 años anteriores habían estado marcados por una cruzada contra el terrorismo islámico y con uno de los hechos que más ha marcado la historia reciente de los Estados Unidos: el 11 de Septiembre de 2001. Además, las elecciones de 2004 se celebraron bajo la sospecha de un recuento de votos algo extraño que acabó dando la victoria a Bush.

Obama obtiene el apoyo de las minorías

Obama obtiene el apoyo de las minorías

Guiño a las minorías: En la campaña que lo elevó a su primera legislatura en 2008 se aproximó al votante hispano, a las personas de raza negra, a los enfermos, a aquellas personas más desfavorecidas, a los votantes demócratas convenidos y a los que no tanto, pero sobre todo a aquellas personas que buscaban un cambio de rumbo después del mandato de George Bush.

Obama se enfrentó a las urnas contra Romney

Obama se enfrentó a las urnas contra Romney

Juventud: Barack Obama ha sabido jugar su juventud como una ventaja, frente a la superioridad de edad de los candidatos republicanos. A riesgo de pecar de inexperto ha sabido explotar sus puntos fuertes y ocultar los puntos débiles.

Obama y su esposa Michelle en una cena de gala

Obama y su esposa Michelle en una cena de gala

Elegancia: Si algo ha demostrado Obama es que es una persona muy elegante y que puede llevar el más serio de sus trajes o ir en mangas de camisa. Cuida su estilismo hasta el extremo escogiendo la indumentaria según la ocasión. Jamás viste con camisas de manga corta, aunque es frecuente verlo con los puños de la camisa de manga larga remangados hasta el antebrazo. Es precisamente este otro de los puntos fuertes, ya que intenta transmitir una sensación de persona trabajadora, que como se dice comúnmente, se “arremanga para ponerse manos a la obra”.

Obama icono pop art

Obama icono pop art

Iconografía: La industria del diseño se puso a trabajar duro y consiguió crear una campaña de imagen sin precedentes. Bajo el lema “Yes We Can” se le quiso comparar a otros míticos políticos y líderes de masas (Che Guevara, Martin Luther King…). Se hicieron todo tipo de reproducciones de merchandaising: chapas, camisetas, banderas, pósters… y las ventas de estos productos se dispararon sin que ningún otro líder político haya podido vender tal cantidad de material.

Obama en familia

Obama en familia

Próximo y familiar: Bajo el lema “Yes We Can” consiguió ilusionar al pueblo y tratar de dar empoderamiento a los ciudadanos. Algo así como responder al “Get more power to the people”. Obama se ha dejado fotografiar junto a su familia, en una pista de baloncesto urbana, comiendo un muslito de pollo o explicando en casa de unos ciudadanos los recortes que los presupuestos le han obligado a hacer en alguna ocasión.

Educado: Raramente suele perder los papeles. Cuida sus salidas de tono y sus muestras de ira. Templado, serio y con el ceño fruncido pero no suele tener salidas de tono.

Obama ofreciendo un discurso

Obama ofreciendo un discurso

Comunicación no verbal: Otro de sus puntos fuertes es la gesticulación. Acompaña prácticamente a la perfección sus movimientos con su lenguaje. Mueve los brazos dando contundencia y argumento físico a su discurso. Domina el cuerpo y los gestos posturales en función de cada situación: espalda recta para solemnidad, mirada por encima del horizonte para dar sensación de seguridad en sí mismo y autoridad, hombros relajados para proximidad, corvado para dar sensación de relajación… Domina a la perfección el uso de las manos, moviendo ambas para dar un mensaje con seguridad, el brazo izquierdo para conectar con la parte emocional, sensitiva y emotivas y el brazo derecho para la parte racional.

Obama al teléfono

Obama al teléfono

Seguridad y autoestima: No suele mostrarse dubitativo ni frágil. Se quiere a él mismo mejor que cualquiera le puede querer a él. Se sabe triunfador y además no sólo le gusta sino que sabe enseñarlo a los demás.

Obama y Biden esperando noticias acerca de la operación militar contra Bin Laden

Obama y Biden esperando noticias acerca de la operación contra Bin Laden, foto dePete Souza [Public domain], via Wikimedia Commons

Expresivo: Transmite su estado de ánimo a través de los gestos de su rostro. Domina las emociones y eso lo hace más humano. No tiene ningún reparo en mostrarse sorprendido y preocupado en un gabinete de crisis que espera noticias de un asalto militar contra Bin Laden, aunque tampoco lo tiene para mostrarse relajado bailando en una cena de gala con su esposa Michelle.


There is no ads to display, Please add some